Páginas

Espejo de Dios

espejo-de-Dios
Espejo de Dios… Nosotros los creyentes nos miramos a cara descubierta en el espejo de toda palabra de Dios, allí vemos la gloria y la santidad de nuestro Todopoderoso Señor y somos confrontados al ver nuestro verdadero rostro interior, de manera que si nos arrepentimos, nos dejamos corregir para ser transformados a su imagen y semejanza con la ayuda del Espíritu Santo. 2 Corintios 3:17.

¿Donde congregarse?

donde-congregarse
Donde congregarse? La respuesta correcta es donde seamos edificados para santificación de nuestra alma según toda palabra de Dios; “no” son los reglamentos de los hombres lo que cambia el corazón, sino el poder del Espíritu Santo que obra eficazmente, nos purifica, nos ayuda a ser buena tierra para que la palabra de Dios corra y sea Dios glorificado. “Por los frutos los conoceréis” dijo el Señor, esa es la evidencia de que hemos nacido de nuevo según Juan 3:3, un corazón agradecido y un carácter noble y benigno muestra la gracia de Dios.

¡Vamos a las Bodas del Cordero!

vamos-a-las-bodas-del-cordero
¡Vamos a  las Bodas del Cordero!... Recordemos la amorosa oración de nuestro salvador Jesucristo: “Tuyos eran, y me los diste. Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.” 

El novio toma la iniciativa

el-novio-toma-la-iniciativa
El novio toma la iniciativa… Gocémonos, alegrémonos y demos gloria a Jesucristo que tomo la iniciativa y se comprometió con su amada iglesia y por tanto va a regresar. Los que estemos preparados diremos a su venida "han llegado las bodas del Cordero, porque a su novia se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente para recibir al Rey” El lino fino son las acciones justas de los santos. Apocalipsis 19:8 Bienaventurados los invitados a las bodas del Cordero.

El novio regresa sin avisar.

el-novio-regresa-sin-avisar
El novio regresa sin avisar… Vemos que  Mateo 1:18-19 narra que María había hecho su pacto matrimonial con José según la costumbre judía, ella fue desposada y se quedaría aproximadamente un año con sus padres mientras el novio preparaba su futuro hogar en casa de sus padres. La novia se colocaba un velo sobre el rostro indicando así su compromiso y se mantenía a la expectativa esperando a su amado, ella debía prepararse como una digna  esposa. Pero antes de que se juntasen José y María, se halló que la virgen había concebido y José pensó en dejarla en secreto.